Francisco Pérez Molina es hermano de Consuelo la esposa de Gustavo Pascual Falcó. Debido al oficio de sus padres, que vendían chocolate junto a otras especies, eran conocidos con el sobrenombre de Chocolateros. Francisco, era conocido en el pueblo como Paquito El Chocolatero.

Nació en Cocentaina en 1905. Paquito tiene una vocación: las fiestas de moros y cristianos. Son junto a la música, su vida. De ahí que Paquito y Gustavo fraguasen esa amistada que les inmortalizaría a los dos. Son las dos caras de una misma moneda: en una el músico, en la otra el festero.

En el verano de 1937 Gustavo veranea junto a la familia de su mujer en una casita a los pies de la sierra Mariola. Una tarde, Gustavo le enseña a su cuñado Paquito tres composiciones musicales. Le pide que elija una de entre las tres para que lleve su nombre. Paquito las escucha con atención y sin dudarlo elige un pasodoble, alegre y dianero, que rima bien  con su carácter festero. Este pasodoble, es el que hoy conocemos como “PAQUITO EL CHOCOLATERO”. Gustavo, gran observador, supo captar la personalidad de su cuñado y amigo.
El pasodoble guarda en su interior la sensibilidad festera, la alegría de ese mundo fantástico en el que año tras año nos sumergimos.

Como Paquito, ese festero que añorando la magia de esos días, era capaz de hacerles sentir a los demás la ilusión de esos momentos con una simple charanga familiar y una escuadra de niños, en unos momentos en que la guerra parecía destruirlo todo.

El pasodoble es una pieza sencilla, pero indispensable en las fiestas de Moros y Cristianos. Su originalidad emana de esa fuerza interior que el público descubre al momento. No importa que ese público desconozca nuestras fiestas, que sea de una nacionalidad distinta de la nuestra, su melodía hace vibrar las fibras más sensibles de nuestro interior, arrastrando a su paso la alegría y el hermanamiento. “Paquito el Chocolatero” es ya un pasodoble universal, ha rebasado las fronteras de nuestra cultura y seguirá abriéndose camino en todos aquellos lugares donde pueda hacer sonar sus notas.
La partitura original se encuentra en la Casa del Fester de Cocentaina
Francisco Pérez Molina (Paquito el Chocolatero)
PAQUITO EL CHOCOLATERO